javascript:void(0);

Techos y cerramientos de porches

Otra de las salidas que pueden aprovecharse en cualquier temporada, son los porches... espacios entre el inmueble y la zona exterior, frecuentemente expuestos a las inclemencias meteorológicas. Esto hace que se desaprovechen durante largas temporadas, especialmente en invierno y otoño. Además hay porches que están orientados de forma que reciben durante muchas horas el viento, resultando incómodos.

El interior de la casa gana una nueva habitación con los techos y cerramientos de porches. Del mismo modo que con otros grandes huecos de los paramentos, los porches deben ser aislados si se desea evitar cualquier fuga o entrada de aire. El ahorro y eficiencia energética se producen también por la adecuación de los materiales y las estructuras. El cristal es uno de los materiales más elegidos para cerramientos de porches.

Como frecuentemente estos espacios dan a jardines o zonas exteriores con césped, árboles o flora, la habitación adquiere un nuevo y atractivo aspecto. El porche es cálido durante el invierno y fresco en verano, sabiendo que se gastará solo lo justo en calefacción y aire acondicionado. Dentro de los tipos de cristales para cerramientos en los porches, destaca el templado, una variante que hace que resulte inofensivo aun en el caso de romperse y caer sobre las personas. El policarbonato es otro material que se utiliza para cerramientos y techos de porches.

Como el vidrio, es translúcido, pero resulta aún más resistente, proporcionando la máxima resistencia ante golpes o impactos. Si lo desea también puede optar por otros materiales propios para cerramientos, materiales más baratos que pueden suponer la opción más interesante. El PVC y el aluminio compiten entre los materiales de cerramientos. En cuanto a precio, resulta más barato el PVC, pero las posibilidades estéticas del aluminio son mayores, dado que hoy en día se emplean nuevas técnicas para proporcionar acabados en los perfiles.

Safe Creative #1601110213855